Necesidad de tramitar una declaración de compatibilidad para un concejal con dedicación parcial

I N F O R M E    J U R Í D I C O:

Para la resolución de la presente cuestión es necesario partir de la regulación de la materia contenida en las siguientes normas:

El Artículo 75.2 y 3 de la Ley 7/1985, de 2 de abril, reguladora de las Bases del Régimen Local (LRBRL) establece que los miembros de las Corporaciones locales que desempeñen sus cargos con dedicación parcial…, percibirán retribuciones por el tiempo de dedicación efectiva a las mismas, en cuyo caso serán dados de alta en el Régimen General de la Seguridad Social en tal concepto, asumiendo las Corporaciones las cuotas empresariales que corresponda. Sólo los miembros de la Corporación que no tengan dedicación exclusiva ni dedicación parcial percibirán asistencias por la concurrencia efectiva a las sesiones de los órganos colegiados de la Corporación de que formen parte, en la cuantía señalada por el pleno de la misma.

El Artículo 5 de la Ley 53/1984, de 26 de diciembre (EC 45/1985), de incompatibilidades del personal al servicio de las Administraciones Públicas, redactado por el artículo 39 de la Ley 14/2000 establece que los miembros de las Corporaciones locales, salvo que desempeñen en las mismas cargos retribuidos en régimen de dedicación exclusiva, podrá compatibilizar sus actividades con el desempeño de los cargos electivos. En los supuestos de miembros de las Corporaciones locales en la situación de dedicación parcial a que hace referencia el artículo 75.2 de la Ley 7/1985, de 2 de abril, Reguladora de las Bases del Régimen Local, se podrán percibir retribuciones por tal dedicación, siempre que la desempeñen fuera de su jornada de trabajo en la Administración, y sin superar en ningún caso los límites que con carácter general se establezcan, en su caso.

Entendemos por dedicación parcial, por contraposición con la dedicación exclusiva (artículo 13.3 del ROF), aquella que no exija una dedicación preferente al cargo sino que perfectamente puede ser compatible con otras actividades del afectado y que no necesariamente han de ser marginales. Ha de entenderse que la dedicación parcial no les impide la continuación o la posibilidad de prestar servicios por cuenta propia o ajena sujetos al correspondiente régimen de la Seguridad Social, sin que exista problema en orden a la cotización por parte del Ayuntamiento, pues ésta vendrá constituida por las retribuciones que perciban por su dedicación parcial, que en este aspecto ha de entenderse que tiene los mismos requisitos y produce los mismos efectos que para los contratados a tiempo parcial en el mundo laboral.

El Artículo 13.2 del Reglamento de Organización, Funcionamiento Y Régimen Jurídico de las Entidades Locales, Real Decreto 2568/1986, de 28 de noviembre, establece que de acuerdo con lo establecido en el artículo 75.1 de la Ley 7/1985, de 2 de abril, tendrán derecho a percibir retribuciones y a ser dados de alta en el Régimen General de la Seguridad Social los miembros de las Corporaciones Locales que desarrollen sus responsabilidades corporativas en régimen de dedicación exclusiva. En el supuesto de tales retribuciones, su percepción será incompatible con la de cualquier otra retribución con cargo a los Presupuestos de las Administraciones Públicas y de los Entes, Organismos y Empresas de ellas dependientes.

Mientras que el apartado 1 del art. 75 LRBRL establece que el desempeño del cargo electivo con dedicación exclusiva lleva consigo la incompatibilidad con otras retribuciones con cargo a los presupuestos de las Administraciones Públicas, en el apartado 2, referente a las retribuciones por dedicación parcial, nada se dice sobre incompatibilidades, aspecto éste que se contempla en el art. 5 de la Ley 53/1984, de 26 de diciembre, de incompatibilidades del personal al servicio de las Administraciones Públicas, en el que, manteniendo la incompatibilidad para los cargos que se desempeñen con dedicación exclusiva (apartado 1), permite compatibilizarlos cuando se trata de dedicación parcial en los términos de su apartado 2.

El precepto solo remite al Art. 5 de la Ley 53/84 a efectos de establecer un límite a esas retribuciones parciales, pero no a los efectos del desempeño de otras actividades. En cuanto a las incompatibilidades que se derivan de la percepción del sueldo por dedicación parcial son de señalar: a) las dietas por asistencia efectiva a sesiones de pleno o de cualquier otro órgano colegiado; y b) cualquier otro sueldo con cargo a los presupuestos de las Administraciones publicas. Pueden no obstante percibir indemnizaciones por gastos efectivos ocasionados en el ejercicio del cargo y dietas por asistencia a pruebas selectivas de empleados públicos.

Tratándose de dedicación parcial del Concejal, no existe ningún obstáculo para compatibilizar el ejercicio del cargo con el desempeño de actividad privada, en todo caso, tanto el Alcalde como los Concejales están obligados a incluir su actividad privada en su declaración sobre causas de posible incompatibilidad y sobre actividades que le proporcionen ingresos económicos, para su inscripción en el Registro de Intereses.

De acuerdo con lo expuesto, el régimen de incompatibilidades previsto en la LOREG es común para todos los concejales, no obstante, de acuerdo con el artículo 75 de la LRBRL la aplicación de la Ley 53/1984 depende del grado de dedicación, exclusiva o parcial, y del tipo de retribución que obtenga por el desempeño de su cargo.

En concreto, la LRBRL establece en su artículo 75 para los concejales que tengan asignada dedicación exclusiva, la doble incompatibilidad establecida para los empleados públicos al servicio de las Administraciones públicas, a saber, en primer lugar, se prohíbe que puedan obtener otras retribuciones con cargo a los presupuestos públicos con las excepciones previstas en la Ley 53/1984, que es lo que se conoce como incompatibilidad retributiva. En segundo lugar, dicho precepto indica que la función de concejal es incompatible con el desarrollo de otras actividades, todo ello en los términos de la Ley 53/1984, de 26 de diciembre. De acuerdo con este esquema, el concejal puede desempeñar actividades privadas siempre y cuando no sea alguna de las prohibidas en esa Ley para los funcionarios públicos.

Este régimen de incompatibilidades se hace más flexible cuando el concejal sólo tiene dedicación parcial y, en consecuencia, sólo obtiene retribuciones por el tiempo de dedicación efectiva (artículo 75.2), o cuando el concejal sólo tiene retribuciones por asistencia a órganos colegiados (artículo 75.3). Es decir, para el primer caso el artículo 75.2 sólo se remite al artículo 5 de la Ley 53/1984 a efectos de establecer un límite a esas retribuciones parciales, pero no a los efectos del desempeño de otras actividades.

Por ello, se considera que en el supuesto de Concejal con dedicación parcial, no es necesaria la declaración de compatibilidad, respecto de las actividades que el interesado realice fuera del horario de su dedicación, ya que la ley lo que establece en estos casos de dedicación parcial, es una incompatibilidad horaria, sin otro requisito.